El BNI allanó una sala de apuestas ilegal

Agentes del Buró Nacional de Investigaciones (BNI) allanaron una sala de apuestas clandestinas en la ciudad de Quezon y secuestraron 71 máquinas tragaperras que se encontraban funcionando en el establecimiento.

La redada fue organizada por una denuncia de un operador legal de apuestas que indicó a los agentes que en esa sala de juegos de ocio se estaban operando máquinas tragaperras sin autorización.

Luego de solicitar la orden de allanamiento los agentes irrumpieron en el establecimiento ubicado en el 114 de la Avenida Tomás Morato. Junto a las máquinas tragaperras los agentes también confiscaron varios artefactos electrónicos, que supuestamente, eran utilizados como premios para los jugadores.

Los jugadores debían pagar una entrada y una vez que ganaban podían reclamar su premio entre varios artículos, pero también podían reclamar un premio en efectivo, y según la ley, el uso de efectivo en los premios permite calificar la actividad como un negocio de apuestas.