El Tripartito Catalán cambia las reglas del juego en Tragaperras

El sector del juego, que tanta importancia e influencia tiene en Cataluña, ha recibido un importante y millonario balón de oxígeno por parte del Tripartito. En concreto, el Gobierno que preside Pasqual Maragall ha dado luz verde a un proyecto de decreto que recoge la nueva reglamentación del juego tanto para bingos como para máquinas tragaperras ‘tipo B’. Las empresas del sector ya se están frotando las manos.

El punto más importante de las modificaciones introducidas es el que hace referencia a las citadas máquinas tragaperras de ‘tipo B’, para las que se ha fijado un porcentaje mínimo de devolución de premios del 70% del valor de las partidas efectuadas, en lugar del 75% que tenían hasta el momento.

Igualmente, el decreto elimina la obligación de devolver el 40% de lo recaudado en ciclos de 5.000 partidas. En lugar de ello, la nueva normativa permite un incremento de hasta 40.000 partidas en el ciclo sobre el que se calcula el porcentaje de devolución. Al mismo tiempo, se aprueba la posibilidad de apuesta triple (hasta 0,60 euros).

En Cataluña existen más de 40.000 máquinas tragaperras distribuidas por bares y locales. El juego mueve en esta comunidad una cantidad superior a los 4.300 millones de euros anuales, de los que 1.700 millones corresponden a las máquinas de ‘tipo B’. Si se tiene en cuenta que el porcentaje de los premios a devolver baja cinco puntos (del 75 al 70%), el sector del juego conseguirá un beneficio adicional de 85 millones de euros.

Y si se tiene en cuenta también que la Generalitat ingresa el 33% de la caja de las tragaperras, la nueva normativa permitirá engordar el erario público en unos 28 millones de euros cada año.