En Argentina inician plan para reducir la minoridad en el juego

El departamento de Prevención de la Policía Nacional Civil (PNC) de San Vicente ha iniciado un plan con el fin de minimizar la asistencia de menores a sitios en los que funcionen máquinas tragaperras. La razón que motivó esta idea es que el año pasado el número de establecimientos con estas máquinas se incrementó en un 50%.

Este aumento se ha reflejado notoriamente en la inasistencia a clases por parte de muchos alumnos que han optado por este método de diversión en lugar de acudir a sus correspondientes actividades curriculares. Según estadísticas, hay 132 establecimientos en el departamento que cuentan con este tipo de juegos y hay una gran cantidad funcionando frente a centros de estudio.

De acuerdo a la Policía, este plan ha resultado sumamente beneficioso ya que existe conocimiento por parte de los estudiantes de esta medida y, muchos de los locales, han optado por poner cartelería en la que se indica que no se permite que permanezcan en el lugar menores de edad.

Los menores que sean encontrados jugando en las máquinas serán trasladados a la oficina del Instituto Salvadoreño de Atención a la Niñez, donde se les llena un acta y luego se procede a entregarlos a sus padres, previa sanción verbal por parte de los policías.