En Cataluña hay una máquina tragaperras cada 150 habitantes

En Cataluña existen 39.147 máquinas tragaperras, lo que significa en promedio una máquina por cada 150 personas mayores de 18 años. El director del Departamento de Juego, Xavier Guitart, está planeando la posibilidad de instalar un sistema que permita controlar a los jugadores en los bares y restaurantes, de manera parecida a lo que se ha venido haciendo en los Casinos y los Bingos.

Lo que preocupa al Departamento de Juego de Cataluña es que las máquinas tragaperras son el refugio más sencillo para los ludópatas, formando una intrincada red de intereses en la que participan 18.000 bares y restaurantes, 127 salones recreativos y 3 casinos.

Por otro lado, quien está satisfecha con este crecimiento es la Administración Autonómica, desde donde se ha calculado un ingreso anual de 146 millones de euros.

La mayoría de las máquinas recreativas con recompensas económicas, que se conoce como las “máquinas B”, se encuentran instaladas en bares, restaurantes y bingos. Sólo 391 se encuentran en los casinos. El sector se complementa con 7.318 máquinas más, que no tienen premios económicos, conocidas popularmente como de “marcianitos”.

El director Xavier Guitart asegura que, de todas maneras, la tendencia es reducir el número de tragaperras.