Fingió su secuestro para jugar a las tragamonedas

Una joven de 22 años denunció haber sido secuestrada, torturada y obligada a extraer dinero de un cajero en San Fernando. Las grabaciones del banco y del bingo demostraron que había mentido para jugarse el sueldo de su marido en las tragamonedas y fue detenida.

Fuentes policiales informaron que si bien la mujer se provocó golpes en el rostro y cortes en las manos para hacer más creíble su relato, los detectives a cargo de su caso lograron que la mujer se quebrara y les confesara: 'Mentí porque tengo un problema con las tragamonedas'.

La mujer realizó una detallada descripción de los delincuentes, de cómo vestían, elaboró identikits y dio detalles del interior del auto en una declaración que parecía bastante sólida, según comentaron los voceros. Hasta el momento nadie sospechaba que el verdadero motivo de todo aquello eran las tragamonedas.

La primera sorpresa que encontraron los investigadores fue que cuando vieron los videos de las cámaras de seguridad del banco donde la mujer dijo haber sido obligada a sacar dinero, notaron que estaba sola, que no se la veía nerviosa y que en la puerta no había ningún hombre sospechoso. Fue por eso que los detectives a cargo del caso pidieron ver los videos de las cámaras de seguridad y allí encontraron jugando en las máquinas tragamonedas a la supuesta víctima del secuestro.