Gobierno mexicano recibirá 175 millones de dólares

La empresa canadiense Thunderbird inauguró entre los años 2000 y 2001 tres establecimientos de máquinas tragamonedas en el estado mexicano de Tamaulipas. La Secretaría de Gobernación procedió a clausurarlos, ya que las tragamonedas son consideradas juegos de azar con apuestas y, por lo tanto, se trata de juegos prohibidos. Thunderbird se defendió alegando que las tragamonedas son juegos de habilidad y destreza.

El tribunal resolvió que la Secretaría de Gobernación había actuado correctamente y que no había nada que objetarle a su conducta. Además ordenó la clausura de los tres establecimientos y condenó a Thunderbird al pago de los gastos y costos del procedimiento legal.

De acuerdo al fallo judicial de la justicia mexicana, la empresa canadiense deberá pagar una multa de 175 millones de dólares al estado mexicano debido a los daños ocasionados.

Por su parte, la Secretaría de Gobernación reconoció ante diputados federales que en México operan de manera ilegal alrededor de 70 mil máquinas tragamonedas.