Jóvenes y Tragaperras

Los jóvenes que juegan a las tragaperras son más propensos al abuso de drogas que los que habitualmente no lo hacen. Así concluye un artículo que se publica en el último número de Archives of General Psychiatry.

El 68 por ciento de los adultos en Estados Unidos jugó a las tragaperras el último año, la mayoría como distracción; sin embargo, tres millones pueden ser calificados como adictos.

Los problemas compulsivos con este juego se han asociado tradicionalmente a mayor prevalencia de alcoholismo, depresión, tratamiento psiquiátrico y mala salud. Esta vez se ha intentado saber si estos problemas pueden ser atribuidos a los jóvenes. El 90 por ciento de los menores de entre 12 y 17 años incluidos en el estudio afirmaron que habían jugado a las tragaperras el último año. Los investigadores han apreciado que en adolescentes empiezan a aparecer los mismos problemas que se dan en adultos.

La investigación ha sido realizada por Wendy Lynch, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, en New Have, Estados Unidos. Se comparó a adultos y a adolescentes; en ambos grupos, tanto a jugadores como a no jugadores. 'Los jóvenes que se entretienen en las tragaperras tienen más prevalencia en el consumo de alcohol y drogas. También se ha visto mayor incidencia de depresión. Los más jóvenes -entre 12 y 17 años- son los que unen su dependencia al juego con otra clase de adicciones. No obstante, ninguno de los adolescentes pudo ser considerado como alcohólico, un adjetivo que sí pudo ser atribuido a bastantes adultos que practican juegos de azar'.

Los adolescentes que juegan lo hacen por razones sociales más que por ganar dinero y normalmente no sufren ni grandes pérdidas monetarias ni ganancias. Los investigadores opinan que se debe empezar a prestar atención a esta conducta si se da varias veces a la semana.

Fuente: Diario Medicina