Jugar a las tragaperras en altamar

Al encallar el buque Tórtola Fast Ferry frente a la bahía del puerto mexicano de Veracruz quedó al descubierto que en el barco de bandera panameña Island Casino anclado en aguas mexicanas, opera un casino en aguas mexicanas.

En el accidente del Tórtola Fast Ferry se rescataron 24 personas, quienes supuestamente eran clientes del centro de apuestas flotante. Los responsables del Island Casino, sin embargo, aseguraron que las víctimas del accidente eran empleados en capacitación del casino y que no se trataba de apostadores, ya que el casino todavía no está operando.

La ley no permite el funcionamiento de casinos en México, pero de todas formas el Island Casino se encuentra fondeado a ocho millas náuticas de la costa veracruzana desde hace casi ya un mes. Los propietarios del casino informaron que se gestionó la operación del casino frente a las autoridades del gobierno estatal.

Este casino forma parte de una flota de buques casinos que desde hace años opera en Estados Unidos. La empresa pretende instalar también otros centros de apuestas flotantes en Cancún, Acapulco y Puerto Vallarta. El Island Casino tiene una capacidad para 850 jugadores y cuenta con 525 máquinas tragaperras, 12 mesas de blackjack, 12 de dados y 18 para diversos juegos de cartas.