Mafia y Robos a Tragaperras

Un joven menor de edad de origen búlgaro fue detenido por la Guardia Civil malagueña tras haber sido acusado de robar máquinas tragaperras en bares con un simple destornillador. Este método es conocido como “la caña de pescar”.

Sin embargo, este menor detenido no es un caso aislado. Este incidente ha puesto en evidencia un problema a nivel nacional: la presencia de bandas organizadas de origen extranjero, de Europa del Este en este caso, en territorio español.

Estas bandas de Europa del Este reclutan jóvenes de sus mismos países y les enseñan las técnicas para saber cómo robar máquinas tragaperras disimuladamente. Los menores entran en un bar con varios clientes para asegurarse que el dueño del establecimiento esté distraído y con un destornillador realizan silenciosamente un agujero en la máquina tragaperras. Introducen luego un alambre por este mismo agujero, dejando así abierta la ranura de los premios.

Esta modalidad de robo ocurrida en Málaga ya había sido denunciada en Madrid. Los “mafiosos” de Europa del Este utilizan a los menores ya que saben que la ley española será más indulgente con éstos últimos.