Máquinas tragaperras en casinos tribales

Los seminoles habían solicitado ayuda al Departamento del Interior, autoridad encargada de supervisar los asuntos relativos a los indios, para que interviniera después de que la tribu y el gobernador no llegaron a un acuerdo sobre la instalación de las máquinas tragaperras en los casinos tribales.

Los seminoles operan casinos en Coconut Creek, Hollywood, Immokalee, Okeechobee, Clewiston y Tampa y quieren que sus establecimientos de juego cuenten con máquinas estilo Las Vegas para competir con las que se instalarán en el Condado Broward en dos hipódromos y en el Jai-Alai de Dania.

Se trata de las máquinas Clase III, las cuales son más populares porque ofrecen premios mayores que las actuales de Clase II de la tribu. Con las tragaperras Clase III, el jugador compite contra la casa, mientras que con las Clase II, los apostadores compiten contra sí mismos.

La tribu ha estado tratando de llegar a un acuerdo con el estado de la Florida desde 1990. Luego de tantos años parecería ser que a la Tribu de Seminoles se le permitiría contar con máquinas de juego estilo Las Vegas en sus salas. El Departamento del Interior ha propuesto 28 páginas de procedimientos indicando la forma en la que se administrarían dichos juegos. Es probable que las regulaciones estén listas para fines de noviembre.