Maryland busca salvar las carreras de caballos

A diferencia de estados de los alrededores, las máquinas tragaperras siguen siendo ilegales en Maryland. Viendo los problemas económicos que enfrentan los operadores hípicos, se está considerando legalizar las tragaperras para introducirlas como complemento. Sin embargo, la experiencia en otros estados no parece apoyar la idea.

Como lo explicó George Sidiropolis, encargado de la comisión de carreras de West Virginia, “no hay correlación, de hecho, es lo inverso.” En Delaware las estadísticas muestran que las apuestas hípicas se redujeron 40% desde la legalización de las tragaperras en 1996. En Pennsylvania, 6 meses después de permitirse las máquinas tragaperras en Internet, hubo una caída del 20%.

Al mismo tiempo, en Maryland, operadores hípicos están en problemas. El Maryland Jockey Club, por ejemplo, debió reducir los premios por el resto del año. Al notar estos problemas, el gobernador Martín O’Malley afirmó que las tragaperras son necesarias para salvar la histórica industria hípica de Maryland.

Como expresó O’Malley, los operadores “están amenazados por su incapacidad de competir con los de estados aledaños que pueden ofrecer este tipo de juegos. No podemos esperar que prosperen, ni siquiera que sobrevivan, si los perjudicamos y no les proporcionamos las herramientas que utilizan en otros estados.”