No más tragaperras en Galicia

La Xunta no concederá nuevas autorizaciones de máquinas recreativas en Galicia durante un plazo de, al menos, tres años. Esta es una de las medidas que se recogen en el nuevo decreto que regulará la planificación del sector en la comunidad y que ayer recibió el visto bueno de la Comisión do Xogo, organismo que integra a representantes del sector y de la Administración autonómica.

El nuevo reglamento, que deberá ser aprobado por el Consello de la Xunta, establece que durante los tres años siguientes a su entrada en vigor, no se concederán nuevas autorizaciones para la explotación de máquinas recreativas de tipo B -tradicionalmente conocidas como tragaperras-, que quedarán limitadas a las 13.756 existentes.

La concesión de nuevas licencias para este tipo de máquinas en Galicia llevaba congelada desde 1998, cuando la anterior Xunta aprobó un decreto por el que se suspendían las autorizaciones de forma indefinida. Ante las reiteradas quejas de los empresarios del sector, la Consellería de Xustiza decidió modificar este decreto el año pasado, paralizando la concesión de licencias sólo hasta la elaboración de un plan territorial para la ordenación del juego en Galicia, que debería estar listo en un año.

Tras el cambio de gobierno, la nueva Xunta parece decidida a mantener temporalmente las limitaciones pero con el beneplácito del sector. Así, una vez transcurrido el plazo de tres años que fija el nuevo decreto se podrá 'delimitar el número de autorizaciones de explotación' para máquinas de tipo B 'si las condiciones del mercado o motivos socioeconómicos así lo aconsejan'. Para ello, el Gobierno gallego realizará las consultas pertinentes a la Comisión do Xogo de Galicia, donde los portavoces del sector podrán defender sus argumentos para solicitar que se incremente el actual parque de tragaperras.

Negociación inminente

Por otro lado, el conselleiro de Presidencia e Xustiza, José Luis Méndez Romeu, anunció ayer su intención de modificar la Lei do Xogo de Galicia 'para adaptarla a las nuevas situaciones'. Con este objetivo, la Xunta abrirá 'de forma inminente' una vía de negociación con los diferentes representantes del sector (casinos, bingos y máquinas) para modificarla por 'consenso'.