Orígenes de las Máquinas Tragaperras

La primera máquina tragaperras llamada “Liberty Bell” fue inventada por el mecánico automotriz Charles Frey en 1887. Esta tragaperras se conocía como “one-armed bandit” y con los años fue evolucionando a lo que hoy en día son las máquinas tragaperras de última generación.

Dicha tragaperras tenía tres rodillos giratorios, con diamantes, corazones, picas y una Campana de Libertad (“Liberty Bell”) pintados alrededor de cada carrete. Más adelante en el tiempo se le agregarían los símbolos de las frutas. Si el jugador lograba tres campanas en hilera, ganaba el bote recibiendo cincuenta centavos o diez nickels.

Las tragaperras de Fey tuvieron muchísimo éxito y tuvo bastantes problemas para construir suficientes en su pequeña tienda. Sin embargo, doce años después, un fabricante de máquinas de arcade de Chicago, comenzó la producción de la “Operator Bell” una máquina muy similar a la de Fey. La nueva máquina tenía diez símbolos adicionales en cada rodillo y era más móvil y algo más estrecha que la tragaperras de Fey.

El diseño de máquina tragaperras de Fey se convirtió en la norma en la que las máquinas tragaperras futuras se basarían. Desafortunadamente para el inventor, las leyes de patentes de la época no protegían los dispositivos de juego. Debido a esto, Fey no vendió sus máquinas y en vez de eso las colocó en salones de juego y otros lugares recaudando el 50% de las ganancias que arrojaban las novedosas tragaperras.

Las máquinas tragaperras evolucionaron mucho cuando Fey se unió a la compañía “Mills Novelty” en 1907, pero vieron que aún se podían mejorar mucho más por lo que en 1930 la compañía realizó modificaciones en las máquinas tragaperras que harían historia.

En 1909, San Francisco prohíbe las máquinas tragaperras. Nevada le siguió un año más tarde. Luego, en 1911, California prohibió las máquinas tragaperras en todo el estado. Sin embargo, fueron re-introducidas en Nevada en la década de 1930 y la máquina tragaperras se convirtió en un pilar de los casinos de Las Vegas.