A partir de Octubre... a jugar a otra parte

La Asociación Riojana de Jugadores de Azar (ARJA) prepara, una campaña divulgativa, con el lema A jugar… a otra parte, para «impedir a los menores de edad el uso de las máquinas tragaperras», afirmó la psicóloga, Concha Santo Tomás. Se trata de una campaña en la que padres y dueños de establecimientos deberán tomar conciencia sobre la importancia en el control de la NO utilización de estas máquinas parte de menores y alertarlos de que cada vez se comienza a jugar en edades más tempranas.

A jugar… a otra parte permitirá que los bares de La Rioja que lo deseen, coloquen unos carteles plastificados que recuerden que los menores, por ley, no pueden jugar a las máquinas tragaperras, complementado con pegatinas que se repartirán en niños de 12 y 13 años, a quienes, mediante charlas generales sobre la adicción, se les hablará sobre el juego y el azar.

Los problemas asociados a la ludopatía en la juventud son de carácter psicológico, físico, familiar, escolar, social y legal. La psicóloga Santo Tomás insistió en que es una enfermedad crónica que no tiene cura, aunque puede controlarse, pero el riesgo de recaída ante un nuevo contacto con el juego se mantiene activo durante toda la vida.

Las personas que acuden a ARJA son en un 95% hombres, la mayoría con edades que van entre los 25 y 35 años. Los riojanos efectuaron un desembolso medio de 288,57 euros en máquinas recreativas y bingos, 226,87 en loterías y apuestas del Estado y 45,77 euros en el cupón, lo que arroja una media general de 561,20 euros.