Permiten Tragaperras con vídeo

La Generalitat ha aprobado cuatro decretos para regular los salones recreativos y de juego, las máquinas tragaperras y los bingos, según anunció ayer el portavoz del Govern, Joaquim Nadal, tras la reunión del Consell Executiu.

El nuevo reglamento prevé incrementar las distancias entre salones y otros establecimientos de juego, mejorar el control de las prohibiciones de acceso y la autorización de imágenes de vídeo en las tragaperras.

El nuevo reglamento de máquinas tragaperras recreativas y de azar incluye una serie de variaciones con respecto a la norma anterior, ya que, siguiendo las normativas de otras comunidades autonómicas, tiende a la unificación de criterios, requisitos y condiciones de fabricación y explotación de estas máquinas.

Esta unificación, según la Generalitat, ha sido constantemente demandada por los empresarios y ha de suponer, en el futuro, la simplificación de los trámites. La nueva disposición también incorpora modificaciones técnicas, como el hecho de que se pueda utilizar el soporte de vídeo en máquinas recreativas con premio programado o del tipo B.

El nuevo reglamento de salones recreativos y de juego, que estaba pendiente de aprobar desde 1997, corrige la carencia de una regulación específica en esta materia, según el Govern.

Además, en un periodo de tres años, no se concederán nuevas autorizaciones de salones de juego con la finalidad de verificar la incidencia social y la repercusión de las máquinas especiales del tipo B en el propio sector.

MÁS HORAS DE BINGO El Gobierno catalán también aprobó ayer la modificación del reglamento actual del bingo, con la finalidad de frenar el progresivo descenso de los resultados en la explotación de este juego y prevé la ampliación del horario, así como la instauración de nuevos premios. En la actualidad, Catalunya cuenta con 57 salas en funcionamiento, que sufren una indudable crisis económica.

El cuarto decreto aprobado en materia de juego regula el régimen de determinadas prohibiciones de acceso a establecimientos de juego y el registro de personas que se han prohibido a sí mismas el acceso a locales de juego.