Preocupa la proliferación de tragamonedas ilegales

La Dirección de Juegos de Casino y Máquinas Tragamonedas del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) de Perú destruyó un total de 359 máquinas tragamonedas, decomisadas a nivel nacional. La gran mayoría eran máquinas chinas y estaban dirigidas a menores de edad, mientras que otra cantidad pertenecía a salas de juego grandes y fueron retiradas por no cumplir con las condiciones mínimas de seguridad. Un vocero indicó que este acto de destrucción es una muestra de que el Mincetur viene desplegando todos los esfuerzos para combatir la adicción al juego (ludopatía), que atenta contra la niñez. Por otra parte, en Costa Rica, en la municipalidad de San José, máquinas tragamonedas fueron destruidas a mazazos en un acto simbólico utilizado para que otras alcaldías sigan el ejemplo. Según el alcalde de San José, este 'problema' afecta a niños y jóvenes que 'derrochan' su dinero en este tipo de actividades y están 'expuestos' al vicio del juego. Señaló además que estos esfuerzos están orientados a eliminar las máquinas tragamonedas que son ilegales, ya que las legales cuentan con mecanismos de habilidad, no de azar. La Ley de Juegos en Costa Rica, que rige desde el 31 de agosto de 1992, tiene una estricta regulación en cuanto a las máquinas tragamonedas, que cuentan con mecanismos en los cuales 'la ganancia depende de la suerte y no de la habilidad o destreza del jugador'.