Recaudación de las tragaperras baja en España

Según los datos brindados por la Federación de Asociaciones de Máquinas Recreativas, la recaudación de las máquinas tragaperras bajó un 20% en lo que va del 2009. La caída se debe en parte a la crisis económica y a la consecuente caída de la hotelería, que ha arrastrado a las máquinas tragaperras. La baja durante el último trimestre de 2008 fue del 8%.

Según comentó Julián Mateos, gerente de Rheosa, empresa dedicada a las máquinas tragaperras, la bajada actual es una de las peores desde hace tiempo y comenzó a notarse en agosto de 2008. Para Mateos, el problema se debe sobre todo a que sus clientes son trabajadores de la construcción, de fábricas, etc., que han sido sectores duramente castigados por la crisis.

Por otro lado, Mateos señaló que han sido muchos los bares que han cerrado en los últimos meses, por lo que las tragaperras son retiradas y llevadas al taller. “Si la hostelería baja nosotros también lo hacemos. Dependemos en gran medida de ese sector,” señaló Mateos.

Armando Marina, delegado en Tarragona de la empresa Cirsa aseguró que las previsiones para este año son negativas ya que a los cierres de los hoteles y la oleada de robos hay que sumarle que los índices de ocupación hotelera no han sido los mejores en este verano. Al parecer, los indicadores de mejoría están aun muy lejanos, al menos en lo que refiere al sector de las máquinas slots.

Dado el panorama actual, la industria de las tragamonedas ha pedido que se tomen medidas urgentes para evitar que la crisis se agrave aún más. La Federación de Asociaciones de Máquinas Recreativas ha señalado que será necesario reducir la Tasa de Juego en los ejercicios 2010 y 2011. Dicha tasa se aplica en casi 250.000 máquinas recreativas de tipo B que se encuentran instaladas en salones de juego en toda España.

La Federación opina que las presiones fiscales vigentes son insostenibles y han obligado a muchas empresas a dar de baja un importante número de máquinas tragaperras ya que se ven imposibilitadas de pagar la tasa de juego que les corresponde.

Albert Sola, actual presidente de la Asociación Independiente de Empresas Operadoras de Máquinas Recreativas (Europer), que además se desempeña como directivo de Famar, ha indicado que se debe tener en cuenta que no solo está en juego la viabilidad del sector recreativo, sino también de la hostelería, debido a que ambos sectores están estrechamente unidos. Las máquinas tragaperras de tipo B son de gran importancia para la hostelería.