Se potencia el mercado de tragaperras en Alemania

Los salones y las máquinas tragaperras cobran nueva fuerza en Alemania. Tanto los fabricantes como los operadores de las tragaperras consideran que los últimos diez años fueron una “lucha” para conseguir tanto modificaciones en los locales como mejoras en cuanto a los tributos.

El 1º de enero de este año entró en vigencia la nueva regulación del país con las consiguientes mejoras y reivindicaciones. Se estima que la producción alemana se multiplicará ante las medidas de la nueva reglamentación, la cual permite instalar en bares, cafeterías y restaurantes tres máquinas (en lugar de dos como hasta el momento). En los salones se pasará de un máximo de diez máquinas a 12 y el espacio mínimo para albergar cada una de las tragamonedas pasará de 15 a 12 metros cuadrados.

Con estas y otras medidas implementadas se llegará a aumentar el número de locales que se inclinarán por esta actividad, los cuales serán capaces de conseguir a corto plazo una rentabilidad muy superior a la actual.

La nueva legislación permite la instalación de máquinas más modernas y con un desarrollo tecnológico mayor, la potenciación de los salones, y la desaparición del denominado juego “gris”, es decir, las máquinas con premios encubiertos mediante bonos.