Sorteo de Navidad

Loterías consigna más de 74 euros por habitante para el día 22 de diciembre, en total 36,6 millones de euros a jugar en la provincia Los leoneses confían cada vez más en que los números que año tras año sopla el popular «calvo» que anuncia la lotería navideña lleguen a sus bolsillos y los niños y niñas de San Ildefonso canten el décimo comprado.

De hecho, según las estadísticas del organismo de loterías y apuestas del Estado, los leoneses se gastarán en el sorteo del próximo día 22 algo más de 74 euros por persona (esa es, de momento, la cantidad consignada), lo que supone más del doble de los 36 euros que cada leonés se jugó en el mismo sorteo de hace una década.

A falta de los últimos días de ventas y de un resultado definitivo, los cálculos se hacen a través de las consignaciones. En León se jugarán en ese día 36,6 millones de euros, sólo superada por Burgos, con casi 39 millones de euros.

Sin embargo, el gasto por habitante en León está lejos de las cifras que se juegan, por ejemplo, en Soria, donde cada persona jugará casi 147 euros en este sorteo; o de Segovia, provincia en la que cada ciudadano juega 134 euros. Tabmién en Burgos superan los cien euros por jugador. Donde menos arriesgan es el Salamanca, con apenas 54 euros por persona; y el Valladolid, con 61,5 euros por habitante.

En León el incremento del gasto sobre el sorteo celebrado el año pasado es del 5,38%, algo inferior a la media autonómica. Aún así, cada ciudadano se gastará más de diez euros por encima de la cifra destinada a este sorteo el año pasado, que no llegó a 64 euros. En conjunto, la provincia jugará cuaatro millones de euros más que hace un año.

Un gasto que no hace sino confirmar el éxito del sorteo más carismático del año. Hace cincuenta años la Lotería de Navidad repartió la fortuna entre 58.000 billetes, que se repartían en ocho series y tenían un precio de doce euros. Aquel año la recaudación total se situó en 5,6 millones de euros.

En 1977 el precio de los billetes se duplicó, y se redujeron las series. Por entonces cada billete (con sus diez décimos) costaba 120 millones de euros. Entre 1980 y 1990 el precio de los billetes se mantuvo estable, en 150 euros; y entre 1991 y el 2001 también se mantuvo en 180 euros.

Desde el 2002 el precio del billete es de 200 euros, es decir, 20 euros por décimo. En el sorteo de este año se pondrán a la venta 85.000 billetes por serie, de diez décimos cada uno, y 170 series; por un importe total de 2.890 millones de euros. Una cifra realmente impresionante para uno de los juegos que tiene una trayectoria más dilatada en el país, y que gana fuerza cada año.