Vuelve el Mercado de Navidad

La plaza de España volverá a acoger mañana la tradicional feria agrícola de Navidad. Los productores recibirán a sus clientes desde las nueve de la mañana hasta las ocho de la noche con una novedad: no habrá ni capones, ni gallos ni pavos que llevarse vivos a casa. Debido a la gripe aviar, este año no se expondrán aves en el céntrico enclave vitoriano.

La feria alcanza su cuadragésimo octava edición con la presencia confirmada de comerciantes llegados de Álava, Vizcaya, Guipúzcoa, Navarra, La Rioja, Cantabria, Castilla-León, Aragón, Cataluña, Extremadura y Galicia.

Los asistentes podrán contemplar los productos distribuidos a lo largo de 115 puestos que ofrecerán delicias tan diversas como pan casero, miel, queso, fruta, verduras, patés, conservas, embutidos, obleas, pasteles, dulces, vino, sidra, txakoli y hortalizas, sin olvidar las plantas medicinales y los objetos de artesanía. Habrá, además, espacios para degustar talo con chorizo, txakoli y 'rioja'.

El Centro de Estudios Ambientales aprovechará la afluencia de público para distribuir en una carpa 2.000 ejemplares de árboles y arbustos navideños dentro de la campaña 'Adopta un árbol'.

Zona acordonada

Por otra parte, el concejal de EA en el Ayuntamiento de Vitoria, Antxon Belakortu, critica la 'falta de previsión'del Gabinete Alonso por el problema suscitado con la tarima de la zona peatonal de la plaza de Abastos, precintada para evitar caídas por el hielo, como desveló Vocento. Belakortu pregunta 'si sabían con certeza que el material resbala, ¿por qué lo han elegido?'.

Manuel Rabasco, portavoz de los minoristas de Abastos, insiste en que ellos 'están a gusto con la obra'. 'Ha habido algunos inconvenientes con las heladas, pero son salvables'.